Simulando un humano

miércoles, febrero 08, 2006

Anexo apócrifo a la ley del Talión

Hay dos clases de personas. Las que cagan siempre en la letrina de su casa y las que pueden hacerlo en la de cualquiera.

RyC

2 Comments:

  • El otro día cagué en la Escuela Oficial de Idiomas.

    Yo creo que si no tienes tiempo y un sitio accesible para poder cagar, las ganas van desapareciendo más o menos, es psicológico; pero si sabes que puedes hacerlo tranquilamente, no puedes reprimir el goce.

    Como llegué un poco antes de lo normal a la EOI, mi cerebro tuvo que elegir una opción, al igual que lo hizo cuando cagué en el local.

    Bueno... que también he cagado en otras casas y pertenezco al segundo grupo.

    Un saludo!

    By Anonymous Okhaim, at 11:59 p. m.  

  • Yo diría que hay un efecto retardante al estar fuera de casa. Me explico, como Okhaim, yo creo pertenecer al segundo grupo ("obturador-sociable") pero, es cierto que cuando viajas, o te encuentras lejos de casa, se produce un efecto ("cagarro-melancólico") que hace que te puedas pasar varios días sin cagar. Eso sí, finalmente, acabas yendo al water.
    Pues eso.

    By Anonymous sb, at 8:09 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home