Simulando un humano

jueves, febrero 09, 2006

Flotar es lo importante

A la primera hija que tuvieron la llamaron Martina. Pensaron que le inspiraría. Por su quinto cumpleaños le regalaron una raqueta de tenis. A los doce años ya era campeona de su provincia. Con dieciséis robó todo lo que encontró de valor en su casa y se fugó con los Milibaristas. Una secta que prometía la felicidad viviendo a una presión constante de novecientos milibares. Nunca volvieron a verla.

Después de la primera guerra mundial, el alto mando francés construyó la línea de defensa Maginot. Una formidable barrera que iba desde Suiza a Luxemburgo y que protegía a Francia de Alemania. De nada sirvió, las poderosas fuerzas alemanas la rompieron y no sólo eso, una vez conquistada Francia usaron la línea Maginot para protegerse de los aliados.

En 1912 el, irónicamente apodado insumergible y oficialmente llamado Titanic, se hundía por chocar contra un montón de agua fría (también bastante irónico, si se me permite). Lo diseñaron los mejores ingenieros y lo construyeron en los mejores diques. De nada sirvió. Se fue al fondo del océano matando a mil personas.

Algunas veces de nada te sirve tener un nombre con solera o pensar que estás a salvo de todo tras tu coraza. Algo que conoces bien puede cambiar de estado, atacar tu línea de flotación y mandarte al infierno.

RyC

4 Comments:

  • Esa historia.....

    La Linea Maginot no estaba acabada hasta el mar, ya que en principio sólo debería llegar hasta Bélgica, en su momento, aliada de Francia, cuando declaró su neutralidad y expulsó a los "asesores" Británicos y Franceses. Entonces corrieron para acabarla antes del inminente conflicto armado, no les dió tiempo, lo primero que hicieron los alemanes fué rodearla por la zona aún sin acabar (curiosamente destrozando y atravesando las fortalezas Belgas como si nada, curioso todo el presupuesto destinado a la fortaleza de Eben Emael, al garete en un día de combate) La línea la atacaron por escasos puntos rompiéndola, pero la mayor parte se rindió tras el colapso del ejército frances y consumarse la ocupación.

    Siguiendo a cuento con el tema, cuanto más nos encerramos en nuestra fortaleza o caparazón, más fácil es romper esa protección en cuanto bajamos la guardia y lo que pretendemos mantener alejado para que no nos haga daño entra a raudales destrozando nuestro desprevenido espíritu, dejando secuelas de las que podremos recuperarnos o quizás no.

    No hagais los caparazones muy fuertes, es mejor algo de permeabilidad que nos permita percatarnos de todo nuestro entorno sin que nos tomen por sorpresa ;-)

    By Anonymous el agrícola enmascarado, at 4:45 p. m.  

  • Me ha encantado tu comentario, agrícola enmascarado. De sobras sabes que eres el único agrícola al que permitiría escribir aquí.
    Ya sabía yo que tendrías algo que añadir sobre la línea Maginot, yo, como con casi todo, me quedo en la superficie, me hacía gracia la idea de rodear una nación, es tan ridículo y lógico al mismo tiempo. Es algo que se le podría ocurrir a un niño de cinco años.
    Cierto lo de la permeabilidad. ¿Para cuando un alma de GoreTex?.

    RyC

    By Blogger Visinic, at 5:06 p. m.  

  • A mi, mi alma de ganchillo me va de cine, tampoco hay que ser muy exigentes....

    By Anonymous et el extraterrestre, at 7:05 p. m.  

  • JAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJJA

    Si la solución de nuestras abuelas algunas veces es buena (que no por ser abuelas).

    Me ha hecho mucha gracia.

    RyC.

    By Anonymous Anónimo, at 9:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home